Queridos “Haters”

Llevo algún tiempo dándole vueltas a escribir una pequeña entrada sobre este tema porque para ser honesta, y diciendo toda la verdad y nada más que la verdad, en realidad eso de los Haters, me ha molado.

De hecho, creo que “es bien” que existan porque en cierto modo, no sé si podríamos vivir sin ellos.  Podríamos?.

Como los que tengo no se pronuncian demasiado o lo hacen a hurtadillas y a mi me importan un bledo, pues tampoco me molestan, por ahora.

Básicamente este término viene a decirte que “pase lo que pase y hagas lo que hagas, a un hater vas a caerle mal por el mero hecho de estar” y no hay que darle más vueltas porque “haters gonna hate” que viene a decir lo mismo pero en inglés.

He aquí un escueto resumen de cómo veo el tema.

Si analizamos bien el significado y recurriendo al diccionario internauta un hater básicamente es ‘una persona que muestra sistemáticamente actitudes negativas u hostiles ante cualquier asunto’. Literalmente es un odiador.

Y esto tenía que pasar señores , que por fin se haya encontrado la palabra ideal para describir a esas personas que están todo el día viendo el vaso medio vacío, resoplando, quejosos, gruñones y con el NO como palabra preferida, en realidad es un alivio.

De estos estoy segura conocéis muchísimos….son los típicos  que se quejan cada día por todo sin tener motivo alguno.

Que si la tostada estaba mal, el  café aguado, el jefe les cae mal ( venga esta no vale), trabajan más que nadie, deberían ganar más, si llueve o hace sol nunca les viene bien, les ponen pega a todo y todos.

Así que el lunes cuando me tope con esa persona ya puedo decirle, Fulanito tío a tí lo que te pasa es que eres un hater que te cagas’ que en la traducción real sería algo como “Fulanito tío eres un pelmazo que flipas, no hay quien te aguante‘ y me quedaré tan pancha mientras que el colega probablemente a cuadros sin enterarse del tema.

Pero aún hay más.

Lo bueno viene ahora amigos, porque en español, el término se puede traducir además como ‘ alguien envidioso o aborrecedor’, o sea, agárrate que vienen curvas,  cuidadín que ya la hemos liado parda, si ya sabia yo que la cosa no era tan sencilla. Vamos que nos vamos. Y todo eso a la vez.

Si entiendo bien, esto quiere decir que en España por poner un ejemplo – FICTICIO ( …..)   a mi vecina Juani  la del tercero que es tela de envidiosa ( se ha comprado el mismo felpudo que el mío y ahí lo dejo) en la próxima junta de vecinos, bien podría yo decir directamente ” Eso seguro que ha sido la hater del tercero ” – que traducido al idioma tradicional sería, “Eso seguro que ha sido la Juani que es una envidiosa odiadora”.

No es para nada igual decirlo en su término lingüístico ,con propiedad que con el método tradicional. Nada que ver amigos.

Veis como la palabra en realidad no es tan, tan mala?. Además que de los haters se aprende mogollón. Por lo menos yo.

Por ejemplo, un  famoso cuelga una foto o suelta una frase y allá van corriendo los haters a pronunciarse- que ocurre luego? Que el zasca – contestación del famoso en cuestión a modo de frase reveladora se vuelve viral. Es decir, el hater realmente ha conseguido con su actitud hacer crecer a la persona a la que ha dirigido su mal rollo.

O sea, crecimiento personal a tope.

A mí como me gustan los retos – y Justin Bieber, dicho sea de paso – personalmente lejos de tenerles miedo, a mí los haters me molan tela de hecho, a los que me rodean realmente tengo que darles las GRACIAS , porque son los he me hacen crecer y ser mejor de lo que nunca hubiese sido sin ellos a mi lado.

Concluyendo  me gustaría decir que aunque el buen rollismo mola muchísimo más ( vayamos a comparar), tener un hater – o varios- en realidad  no es  tan  bad como parece, verdad?.

De todos modos que cada uno se haga cargo de lo suyo y sea feliz como quiera, no?.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *